2.4. Análisis de resultados

El DESI 2019 permite a Catalunya obtener un quinto puesto dentro del conjunto de países de la UE-28, con un amplio margen respecto a la media.

En conectividad, Catalunya se sitúa en cuarta posición, una posición sustentada en resultados positivos en todas sus sub-dimensiones e indicadores, especialmente en cobertura de banda ancha móvil e implantación de banda ancha rápida, siendo la única salvedad la asequibilidad económica de acceso a servicios de conectividad.

En relación al capital humano, la octava posición de Catalunya es fruto de unos valores destacables en competencias avanzadas y también correctos en competencias básicas. Aun así, existen divergencias si se observa el detalle de ambas categorías; dentro de las habilidades digitales contempladas, las relativas a “software” muestran posibilidades de mejora, y en el ámbito de personas TIC, es en el plano educacional donde se aprecia una clara ventaja, no tanto en el laboral.

Por otro lado, Catalunya obtiene unos resultados más intermedios en el uso de servicios de Internet en el hogar, situándose en el décimo puesto. La proporción de usuarios de Internet es la más elevada del conjunto europeo, así como la de usuarios de Internet que realizan compras electrónicas. En otras actividades como música, vídeos y juegos o videollamadas, los resultados, en cambio, son más desfavorables.

La integración de la tecnología digital en las empresas catalanas es notable, alcanzando nuevamente la décima posición. Existe un cierto desajuste entre el nivel de digitalización empresarial, esto es, la incorporación de tecnología en los negocios, y el uso de la tecnología en el comercio electrónico por parte de las Pymes, que presenta un nivel menos avanzado en relación al conjunto de países europeos.

Finalmente, la digitalización de los servicios públicos en Catalunya permite a sus Administraciones Públicas alcanzar una quinta posición. Así, el desarrollo del gobierno electrónico en cuanto a su oferta de servicios, tanto a ciudadanos como a empresas, logra niveles altos en todos los indicadores, con la excepción de datos abiertos, que no alcanza al de la UE-28. En salud electrónica las Administraciones Públicas catalanas ocupan una notable segunda posición, siendo líderes en el intercambio de datos médicos y en receta electrónica.